jueves, febrero 12, 2009

Borges

Durante 40 años, Bioy Casares registró minuciosamente su relación con Borges. Con un coleccionable se presenta parte del material que saldrá en un libro de 1.600 páginas. Los diarios de Bioy sobre Borges fueron editados por su albacea literario, Daniel Martino, y reflejan una amistad a tiempo completo, con una frecuentación que solo se interrumpía en los viajes, y que conocía los más diversos ámbitos ya que cenaban juntos, escribían y trabajaban juntos en la editorial Emecé y la revista Sur.Los textos revelan lo que acaso fue la amistad vital y creativa más productiva de la literatura universal. También los muestra a ambos con una complicidad que tiene visos de estudiantina aún en la vejez de ambos: esos dos muchachos se divertían cayendo en picada sobre sus afectos más cercanos, desollando a los escritores que los rodeaban, cultivando el arte de la injuria en clave de insulto encubierto o de comicidad.La minuciosidad de Bioy para registrar los días de su amigo parece hablar, por momentos de una vida vicaria. Llama la atención, incluso, la indiscreción de Bioy para volcar al papel actos y opiniones de Borges a sabiendas de que ese trabajo sería publicado. Borges es, en la actualidad, el escritor al que más estudios se le dedican y ya circulan biografías de escritores argentinos y extranjeros que buscan entrever que tipo de experiencia respaldaron su obra genial. Ninguna podrá adentrarse en los días de Borges con el detalle y la fidelidad que se propuso su amigo Bioy aún al precio de exhibirlo descarnado. Originalísimo como objeto cultural el Borges de Bioy se planta como una poderosa novela cultural que atraviesa cuatro tensas décadas argentinas. Sólo la Vida de Johnson de Boswell y las Conversaciones con Goethe de Eckerman podrían aproximarse en densidad al intenso friso burilado por Bioy. Mientras transcurren las charlas entre ambos sobre filosofía, en tanto disecan un poema con precisión, comentan la vida política apostillan sobre sus conocidos trajinan personajes como las hermanas Victoria y Silvina Ocampo, José Bianco, Estela Canto, Oliverio Girondo, Witold Gombrowicz, Rabindranath Tagore. Como si estuvieran flotando diariamente entre ellos, también pasan Miguel de Cervantes, William Shakespeare, Dante, William Faulkner o Samuel Beckett.Con la escritura concisa y fragmentaria de los diarios, con opiniones y actitudes que generarán polémica, atravesado por el humor y aún la procacidad, con registros de lenguaje que se detienen en diversos niveles de la cultura argentina, Borges de Bioy Casares aparece como una portentosa infidencia. Ver o comprar

No hay comentarios.: